Cómo hacer un buen resumen ejecutivo de tu proyecto

Que te ayude a explicarte y permita entenderte

Si uno no puede explicar lo que ha estado haciendo, su trabajo carecerá de valor” (Erwin Schrödinger).

Tal como define Daniel Soriano, profesor de Gestión Emprendedora del IE: “El resumen ejecutivo es el currículum vitae del plan de negocio. Tiene que vender la empresa, no describirla. Sería como el tráiler de una película: no te cuenta todo lo que pasa, pero te engancha para verla. En el caso del resumen ejecutivo, el inversor tiene que tener ganas, una vez leído, de continuar leyendo del plan de empresa o de conocer al emprendedor”.

Ésta es una teoría realmente acertada pero muchas veces no se ajusta a la realidad ya que, en multitud de ocasiones, la persona interesada no pasa de ese resumen ejecutivo, no lee más allá, y quiere que en ese documento se contenga toda la información básica para entender de qué le estamos hablando. Por ello, es complicado distinguir en ocasiones qué información debe contener el resumen ejecutivo y qué otros datos deben de ir en el informe completo.

Sigue leyendo

¿Cómo y por qué tengo que hacer un análisis de viabilidad?

Aunque tengas una idea de negocio ganadora

“El marketing no es el arte de vender lo que uno produce, sino de saber qué producir”. Philip Kotler.

Puede que tengamos una idea genial, una idea brillante, algo revolucionario que sepamos que va a cambiar el mercado. Todo esto no nos servirá para conseguir un solo Euro si el proyecto necesario para desarrollar esta idea no es viable técnica, económica y comercialmente. Existen multitud de ejemplos de grandes ideas que fracasaron.

Sigue leyendo

Un buen saco de información para despejar la incertidumbre

Los primeros pasos para saber cómo y por dónde empezar

Todos hemos vividos alguna vez la “tensa” situación de tener que afrontar una tarea y no tener ni idea de cómo darle comienzo. A veces porque el tema nos es desconocido, otras veces porque no sabemos bien los recursos que debemos utilizar, incluso en otras ocasiones porque hay tantísima información sobre el tema que nos ocupa que no tenemos clara la manera de abordar el volumen de contenidos que está a nuestra disposición. Por ejemplo, imaginemos que quiero exportar los productos de mi empresa a un país latinoamericano. En ese momento nos pueden surgir cuestiones como: ¿Qué necesito saber de dicho país? ¿Tendré algún problema para que mis productos lleguen allí? ¿Cómo funciona mi sector de actividad en este territorio?… O, por ejemplo, supongamos que necesito conocer si existen patentes relacionadas con una invención que tengo entre manos, para valorar las opciones que tengo de comercializarla o no.

Sigue leyendo